Fortaleza de la Soledad - La casa de Superman en Latinoamérica
Fortaleza de la Soledad - La casa de Superman en Latinoamérica
fortaleza2.jpgfortaleza1.jpgacn1.jpgsr.jpgheader1.jpgstm.jpgactioncomics.gif
FDLS
FDLS
email rss facebook twitter

Batman v Superman: Una visión diferente


+ 0
+ 0

zbxAmnZr copy 1.jpg

A estas alturas ya se ha escrito hasta la saciedad acerca de Batman v Superman: Dawn of Justice. Han corrido ríos de tinta (virtual) convertidos en artículos y reseñas alabando o haciendo trizas esta obra cinematográfica. Pero faltaba la mía. 

Comencemos desde el título. Batman v Superman no es la clásica cinta de superhéroes, y desde que la Warner Bros. reveló el título de la cinta, eso debió quedar claro. ¿Por qué no “vs” y simplemente “v”? Porque no se trata de una cinta donde lo importante en sí sea la pelea física entre dos titanes. Lo que Zack Snyder plasmó en la pantalla fueron las exposiciones de los argumentos de los dos personajes principales, a modo de un juicio al estilo norteamericano (de allí la “v.”) de tal modo que el jurado (ustedes y yo, o sea, los espectadores) pudiéramos dar nuestro veredicto personal del enfrentamiento entre las ideologías de ambos héroes. Quizá por eso, al principio de la cinta los actos heroicos de Superman son narrados como si fueran flashbacks y la aparición de Batman es momentánea, relampagueante, para obtener un efecto dramático, y ambas apariciones las experimentamos, más que como espectadores en tercera persona, como si hubiéramos estado presentes a través de los ojos de los participantes en dichas escenas.

images (2).jpg

Si bien la dirección de Snyder está más enfocada en el impacto visual que en la profundidad dramática, esta cinta cuenta con sólidas actuaciones de los actores de reparto, empezando por Amy Adams, quien nuevamente, demuestra que su Lois Lane es una mujer fuerte y de carácter, muy capaz de llegar hasta donde otros no se atreven. Lex Luthor podría ser la parte más criticable de la cinta, pues muchas de las críticas hacia su personaje recaen en sus exagerados manerismos y en lo ridículamente complicado que aparenta ser su plan. Pareciera que en pleno siglo XXI debería ser innecesario explicar esto, pero lo haré: estamos ante un sujeto que si bien tiene un enorme poderío económico, tiene un carácter moldeado por los abusos sufridos a manos de su padre (cosa que el mismo Lex le echa en cara a Superman) y cuyo mayor objetivo no es destruír a Superman por un odio irracional, sino porque lo ve como un dios, un ser superior al que seguramente el pequeño Lex clamaba por ayuda cuando sufría abusos y vejaciones indecibles, una deidad a la que por fin puede poner rostro y nombre, sobre quien está dispuesto a desquitar toda su ira, todo su odio, toda la amargura acumulada durante todos esos años.

images (3).jpg

¿Y su plan? Veamos, su “ridículamente complicado” plan funciona casi a la perfección dentro de lo que él puede controlar. Y si bien, al final, aparentemente falla, no es culpa directa de Lex Luthor, sino de: 1.- Anatoli Knyazev; y 2.- Doomsday. El primero, por su incapacidad de matar a Martha y el segundo por su naturaleza impredecible, cosas sobre las cuales Lex no tuvo control alguno. Volviendo al tema, el plan de Lex es complicado. El plan de Lex parece ridículo. Y es que el plan de Lex, para que funcione, requiere que tanto Batman como Superman reaccionen de cierto modo, siguiendo un lineamiento casi perfecto. Si uno solo de ellos hubiera actuado o reaccionado de modo diferente a las provocaciones e indirectas de Luthor, el plan habría fracasado. Y mas que un simple “cliché cinematográfico”, uno de los mayores aciertos del guión es mostrarnos a un Lex Luthor tan seguro de sí mismo, tan manipulador, tan capaz y sobre todo tan hijo de p*ta, que su plan funciona. ¿Por qué? Porque es Lex Luthor, el hombre más inteligente (hasta el momento) del DCEU y seguramente veremos más de sus maldades en las próximas cintas de DC.

maxresdefault.jpg

Dejé para el final lo que para mi gusto fue la sorpresa más agradable de esta película: Wonder Woman. Más que un simple cameo, en unos cuantos minutos se roba la atención de la cinta. Gal Gadot le dio una bofetada con guante blanco a todos aquellos que apostaron a que el personaje le iba a quedar grande. Su interpretación de Wonder Woman/Diana Prince no es mejor o peor que la de Lynda Carter, es completamente diferente y se agradece que así haya sido, para evitar odiosas comparaciones (que seguramente llegarán en el 2017 con su película individual) y que ya han dejado una marca imborrable no solo en el DCEU, sino en el cine de superhéroes en general, al mostrar lo que es una verdadera super heroína, y estoy seguro que donde quiera que estén, William Moulton Marston y sus dos mujeres estarán orgullosos de lo que este personaje ha llegado a ser.

Los cameos de Flash… bueno, de Barry Allen, de Aquaman y de Cyborg fueron bastante buenos a pesar de su brevedad. Espero que la cinta de Justice League les dé la oportunidad de lucirse como se debe.

feb8acc1f7f44c5480bffaf302a05172108af56bf7660b53e7bddb55b63508f8_large.jpg

Y bueno…..al final…. ¿Quién ganó? Si bien es verdad que Batman le pone una santa p*tiza a Superman (con ayuda de sus bati-chácharas, hay que decirlo) fue la escena más criticada, más ridiculizada y que sin embargo, es una de las más importantes del cine de superhéroes hasta la fecha: cuando un agonizante Superman reconoce que físicamente Batman lo ha vencido y le pide que salve a su madre. Batman, entre sorprendido y horrorizado se da cuenta de lo que estuvo a punto de hacer, de lo cegado que estuvo por el odio y de lo mucho que se había alejado de su búsqueda de justicia en pos de una venganza. Y es allí cuando Batman, el Batman oscuro, el Batman vengativo, el Batman que había perdido el respeto por la vida humana es derrotado por Superman y muere, dejando a un Batman con una visión (y una misión) renovada, el Batman que nos entrega una de las peleas más espectaculares del cine con tal de rescatar a esa mujer desconocida que comparte el nombre con su difunta madre.

maxresdefault (1).jpg

El final, el sacrificio final, es sin duda la escena más fuerte de la cinta. Zack Snyder parece tener mucha facilidad para plasmar en la pantalla la muerte de los personajes más importantes de sus películas y esta no es la excepción. Tal y como Jesús de Nazareth se entregó a sí mismo para morir por los pecados del mundo, Kal-El de Kryptón arriesga su vida… y la pierde, para salvar incontables vidas más. Si bien desde Man of Steel se veía un fuerte y marcado paralelismo entre Clark/Kal/Superman y Jesús, es en esta entrega donde Snyder hace de lado cualquier intento de disfrazarla y le da al espectador una dosis visual extremadamente fuerte de su visión acerca de Superman. Y definitivamente, para Snyder, Batman no es el diablo ni el anticristo. Se los dejo de tarea.

Sobre el autor
El Dentista

Author: El Dentista
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Colaborador de la Fortaleza de la Soledad

Share

No tiene derechos para postear comentarios